Infosozial

Triste comunicado de la ASOCIACIÓN VACACIONES EN PAZ (Niños saharauis)

Ante los últimos acontecimientos, acaecidos en relación al programa de acogida de niños saharauis y la valoración pública del delegado s...


Ante los últimos acontecimientos, acaecidos en relación al programa de acogida de niños saharauis y la valoración pública del delegado saharaui aparecida en algún medio de comunicación, la Junta Directiva de la Asociación Vacaciones en Paz hace público lo siguiente:

La Asociación Vacaciones en Paz se constituyó en 2007 con el objetivo de gestionar el Programa de Vacaciones en Paz en la Región de Murcia, y desde entonces ha ejercido su papel como interlocutor con la administración regional y las administraciones locales. Forman parte de la misma las asociaciones locales que a su vez se encargan del contacto con las familias. Esta estructura ha funcionado permitiéndonos mantener el programa sin que el número de niños acogidos haya disminuido y sin coste directo para las familias.

Durante la gestión del Programa en los dos últimos años, la delegación del Frente POLISARIO en Murcia ha mantenido una actitud de desprecio y desconsideración hacia la Asociación Vacaciones en Paz. Durante los últimos meses, el delegado ha pretendido apartar a la asociación de este proyecto para manejarlo a su antojo, aunque, en el mes de abril la intervención del Consejero de Presidencia, D. Manuel Campos, favoreció que la asociación pudiera retomar la función que había estado desempeñando.

Sin embargo el desarrollo del proyecto este año ha estado lleno de tretas y falta de colaboración por parte del delegado saharaui.  La culminación del despropósito, ejemplo de tal comportamiento, sucedió durante la operación de regreso de los niños saharauis a los campamentos de TINDOUF, en la que el señor delgado pretendía no permitir el embarque de cinco niños saharauis que, de forma legal y reglada, estaban incorporados al programa de la Región de Murcia de Vacaciones en Paz y que por lo tanto debían volver a los campamentos junto a sus compañeros, en pro de ceder esos asientos a unos adultos sin relación alguna con el programa Vacaciones en Paz.

Pero los problemas no sólo se ciñen al proyecto Vacaciones en Paz. El señor delegado ha declarado públicamente que las asociaciones no estamos interesados en ayudar a su pueblo más allá del programa Vacaciones en Paz (cuando las asociaciones de la Región han desarrollado proyectos, solo en los últimos años, por importe superior 500.000 euros en colegios, hospitales y ayudas directas a familias de los campamentos). La triste realidad es que el señor delegado no ha sido capaz de adaptarse a nuestra sociedad, a la del siglo XXI, en la que las asociaciones no somos un entramado de sirvientes o lacayos a sus órdenes, sin capacidad o criterio para decidir qué actividades están fuera de lugar (como gastar más  de 6.000 euros en unas jornadas de concienciación o consumir efectivos en enviar camiones casi vacíos de ayuda humanitaria, aparentemente llenos, con el único objetivo de ganar popularidad y presencia en medios de comunicación que permitan lanzar su carrera política, mientras que miles de personas malviven desnutridas en los campamentos de refugiados).



La actitud del delegado en las relaciones con los representantes de las distintas asociaciones ha sido de plantearlas desde una posición de superioridad, de prepotencia, de autoritarismo, no como una relación de cooperación, de escucha, de diálogo, de razonamiento y búsqueda de actuaciones adecuadas, posibles y eficaces para la causa. Su máxima de que él es "la autoridad", que decide lo que se ha de hacer y "el que quiera que lo siga", no casa con la idea de cooperación con las personas y colectivos que nos consideramos amigos y estamos ofreciendo parte de nuestra vida y nuestros mayores esfuerzos en pro de la justa causa del pueblo saharaui y para intentar paliar sus necesidades. Las relaciones entre las partes se deben basar en la igualdad, el acuerdo y el mutuo respeto y no podemos consentir que se menoscabe públicamente la capacidad, el esfuerzo desinteresado, la transparencia y la honestidad de las personas que formamos este colectivo.

Los miembros de la asociación Vacaciones en Paz de la Región de Murcia hemos sido capaces de superar muchas adversidades. En esta ocasión, pese al poco tiempo transcurrido desde que llegó a esta tierra el actual delegado, a pesar de todos los intentos de recomponer la situación, no hemos podido evitar llegar a un punto de no retorno ya que este señor lo hace imposible. Ha roto todos los puentes y ha sembrado tal grado de asombro, decepción, abatimiento y desconfianza que ya no es posible el trabajo conjunto con el actual delegado saharaui.

Para finalizar, queremos poner de manifiesto que nuestro compromiso de amistad con el pueblo saharaui se mantiene intacto, mientras el pueblo saharaui nos quiera reconocer como sus amigos.

Región de Murcia, 3 de septiembre de 2014.


Búsqueda personalizada

Varios

Noticias 5385805684792143126

Publicar un comentario en la entrada Comenta

Recibe Infosozial en tu Email

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Semana

Reciente

Comentarios

Archivos

item