Infosozial

Escuchar para poder ayudar en Irak

Cada día, los equipos de atención psicosocial de Acción contra el Hambre trabajan con la población desplazada más vulnerable en Irak. Le...


Cada día, los equipos de atención psicosocial de Acción contra el Hambre trabajan con la población desplazada más vulnerable en Irak. Les escuchan, les aconsejan, organizan actividades para los niños y luchan por romper las barreras psicológicas.

El coche atraviesa Zakho, zigzaguea entre parques y escuelas que acogen a los miles de desplazados. Al salir de la ciudad, el coche se desplaza rápidamente a una zona industrial despoblada, continua su camino a través de montículos de desechos. Las vacas pastan en la basura, algunas personas deambulan entre el polvo con un bidón sobre el hombro o una caja bajo el brazo. El coche llega hasta una decena de edificios en construcción en los que se refugian miles de personas, lejos de toda ayuda.

Es el momento para que los equipos psicosociales de Acción contra el Hambre se pongan en marcha. Los tres grupos se dispersan rápidamente. En la segunda planta de un edificio inacabado,  los trabajadores buscan a la familia de Kherly y de Eidou. Estos dos hermanos, huyeron del pueblo de Rambouz, cerca de Tal Afar con una veintena de personas. Después de algunas cortesías, una mujer de unos 50 años comienza a hablar. Se queja de la situación, de la falta de agua, de las diarreas frecuentes entre los jóvenes. A su lado, un hombre de unos treinta años asiente todo el rato con la cabeza. Los demás miran al suelo mientras juegan con piedrecitas, perdidos en los dolorosos recuerdos que no se separan de ellos desde su llegada a Zakho. Un poco más lejos, los dos hermanos observan la escena entre una nube de humo. Nuevas caras aparecen para esconderse rápidamente detrás de la lona de Mickey, extendida entre dos pilares de hormigón.

“No hay nada aquí”

El edificio es un reflejo de los diez que hay construidos, una trampa a cielo abierto que se cierra sobre aquellos que tienen la desgracia de encontrar refugio. Con un calor sofocante, el camino para encontrar agua o acceder a las letrinas es una carrera de obstáculos. Por todas partes hay clavos oxidados que evitan pequeños pies desnudos. Durante la noche, el miedo y la obscuridad impiden a los refugiados ir al baño. Se ven obligados a hacer sus necesidades donde pueden. Esto sumado al intenso calor aumenta el riesgo de enfermedades.

La madre de Kherly y de Eidou, toma la palabra, habla de la libertad de culto, de la locura del hombre y de sus días en la cárcel de Sinjar. Habla de la ayuda enviada por avión, de cómo vio un paquete caer encima de un hombre que no pudo volver a levantarse. Habla del miedo, de la violencia, del deseo de venganza de los suyos, dispuestos a morir para vencer a sus agresores. De repente, el ambiente cambia cuando cuenta la historia de un familiar secuestrado y obligado a convertirse al Islam por sus captores. Este hombre mayor con el que habla de vez en cuando por teléfono tiene que rezar todos los días sin tener ni idea de las frases que debe repetir. La gente se echa a reír.

 Juegos de niños, risas de adultos

Hay que poner en marcha las actividades para los niños que viven aquí. Con balones y con juegos de todo tipo, pueden expresarse, compartir, unirse. En este contexto, muchos tienden a aislarse, por eso es imprescindible identificarlos rápidamente. Los seis miembros de Acción contra el Hambre, organizan grupos pequeños a su alrededor. Las actividades se desarrollan con mucha energía. Un centenar de niños participan en los diferentes juegos organizados. La gente se acerca para verlos jugar. Sus risas se unen a las de los más jóvenes. Durante dos horas todo vuelve a la normalidad, a una vida de niños e incluso para los adultos es un momento de escape, disfrutan viendo a los suyos recuperar la ingenuidad que nunca debieron perder.

En el camino de vuelta, hacen faltan varios minutos para que los equipos recuperen el aliento y acepten las historias que han escuchado. Aparecen las bromas que permiten quitarle peso a lo que se está jugando en el norte de Irak.

Fuente: Acción Contra El Hambre


Búsqueda personalizada

Varios

ONG´s 1597365416847464597

Publicar un comentario en la entrada Comenta

Recibe Infosozial en tu Email

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Semana

Reciente

Comentarios

Archivos

item