Infosozial

Españistan, "sobres y cuentas"

Volvemos años atrás para darnos cuenta de que la corrupción viene haciendo estragos gracias a personajes que solo viven por y para el dinero...

Volvemos años atrás para darnos cuenta de que la corrupción viene haciendo estragos gracias a personajes que solo viven por y para el dinero. Corruptos sin escrúpulos.
En este caso hablamos de Carlos Fabra.

Los problemas de este señor, quién fuera presidente de la Diputación de Castellón y del PP en esta provincia, con Hacienda, tienen su origen en 1999 aunque fueron conocidos muchos años después.

Ese año, registró en sus cuentas ingresos en efectivo por un importe cercano a los 600.000 euros cuya procedencia no pudo justificar ante la Agencia Tributaria, por lo que este organismo presentó contra él una denuncia por presunto delito fiscal.
Los ingresos en efectivo se realizaron en 19 cuentas bancarias en las que Fabra era titular y en otras 75 en las que figuraba como cotitular. Hacienda consideró en su denuncia que el líder del PP demoró la entrega de documentos solicitados por la inspección para que prescribiese el posible delito.

Fabra no justificó los ingresos en efectivo realizados en las 94 cuentas. Además, su declaración de ingresos ante Hacienda por el rendimiento de su actividad como abogado y agente de seguros, no coincidía con la documentación aportada por dos compañías aseguradoras.

Con la declaración de la renta que el líder del PP presentó a Hacienda en 1999, el erario público le devolvió cerca de 3.000 euros. Una declaración que resultó negativa tras haber declarado cerca de 73.000 euros como ingresos del ejercicio.

La Agencia Tributaria sostuvo en su denuncia que "la cuota presuntamente defraudada en el IRPF durante el ejercicio de 1999 asciende a 149.198 euros" y apunta "como elemento subjetivo" que ha existido una "actitud dolosa" por parte del presidente de la Diputación de Castellón, ya que existen indicios de "haber ocultado deliberadamente en la declaración del impuesto una parte de las rentas obtenidas en el ejercicio, con la finalidad de eludir el pago de las cuotas impositivas".

La mayor parte de la gruesa denuncia que presento Hacienda estaba compuesta por los datos del cerca de un centenar de cuentas bancarias de las que Fabra era titular o cotitular en el citado ejercicio fiscal. En el análisis de las cuentas, la Agencia Tributaria detectó "numerosos ingresos en efectivo que ascienden a un total de 107.247.000 pesetas (644.567 euros). De este importe, el contribuyente explico únicamente el origen de dos ingresos que sumaban 9.400.000 pesetas (56.495 euros)".

¿Es la justicia igual para todos?

Infosozial

Publicar un comentario en la entrada Comenta

Recibe Infosozial en tu Email

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Semana

Reciente

Comentarios

Archivos

item