Infosozial

Sin casa por las deudas del presunto asesino de su hija?

Después de hablar con Encarni por teléfono y ver la gran injusticia por la que están pasando su madre y ella, me ofrecí a darles el apoyo qu...

Después de hablar con Encarni por teléfono y ver la gran injusticia por la que están pasando su madre y ella, me ofrecí a darles el apoyo que está en mis manos sin pensarlo dos veces.

¿Cómo una persona que ha perdido a una hija asesinada, le van a quitar la casa por las deudas del "presunto" asesino?
¿Donde están la justicia y los valores humanos?

Pido por favor a todo aquel/lla que vea este artículo, que lo difunda para que esta causa no quede en el olvido ni la señora Juana se quede sin  su vivienda. Ya ha perdido mucho en esta vida y no merece pasar por este calvario.


Os dejo el comunicado que me envió Encarni, su hija. Al final del mismo podréis ver algún enlace relacionado con este triste y lamentable caso.


Una anciana y madre de una víctima de violencia de género denuncia la presión legal y bancaria por las deudas contraídas por la expareja y presunto asesino de su hija

Torredelcampo (Jaén), 24 de septiembre de 2012.

Juana, una anciana de 74 años, y madre de Purificación -víctima de violencia machista y fallecida en marzo de 2011-, quiere hacer pública la situación de presión legal y bancaria a la que se está viendo sometida por las deudas contraídas por la expareja y presunto asesino de su hija, debido a lo que tiene cuatro procesos judiciales abiertos.
Encarnación Armenteros Vacas, hija de Juana y hermana de la fallecida, actúa como portavoz de su madre debido a la avanzada edad de esta, al estado anímico y psicológico en el que se encuentra y a que la anciana padece una invalidez auditiva del 44 %.

Quiero denunciar públicamente, a través de los medios de comunicación, la situación de presión por la que está siendo sometida mi madre por culpa de no haber sido informada correctamente en el momento de aceptar la herencia de su hija, que era deficiente mental y que fue asesinada por su exmarido. La desinformación en el momento de aceptar la herencia ha provocado que las deudas del asesino le estén siendo reclamadas a mi madre, como heredera de su hija. El por qué se debe a que, tras el divorcio, no dio tiempo a que mi hermana disolviera los gananciales con su expareja cuando éste presuntamente la asesinó. Esto ha supuesto que el 50 % de las deudas del exmarido le sean reclamadas a mi madre como heredera de su hija, lo que ha derivado en que mi madre, actualmente, se vea envuelta en cuatro procesos judiciales: acusación particular por el asesinato, ejecución hipotecaria, nulidad de herencia y obligación de hacer. Nos hemos informado sobre las deudas del exmarido y, además de lo que ya se le reclama a mi anciana madre, tememos que aún le sigan reclamando el pago de más deudas. La única propiedad de mi madre es su casa, su única casa, y tenemos miedo de que pueda perder la y no solo que la pierda, sino ¿qué será lo siguiente que le reclamarán?, ¿en qué más se tendrá que ver envuelta?, ¿cuánto tiempo durará esta cruel situación? Mi madre no tiene dinero ni para costearse los cuatro abogados, por lo que ha tenido que acudir a la justicia gratuita. Nos parece injusto e inmoral que una anciana pueda perder su casa porque por el sistema legal y bancario permita que se le reclame el pago de las deudas del asesino de su hija, que como digo era deficiente mental. Pedimos a autoridades públicas, judiciales y bancarias que hagan lo imposible porque mi madre mantenga su vivienda, porque no se vea envuelta en más juicios y para que su vejez la pase tranquila.

Los hechos se remontan a marzo de 2011 cuando mi hermana es asesinada presuntamente a manos de su expareja. Digo presuntamente porque estamos a la espera de que se celebre el juicio y el juez dictamine su sentencia, pero mi familia tiene claro quién nos la ha arrebatado. Los episodios de malos tratos ya venían sucediéndose desde hacía varios años, incluso antes de estar casados, pero mi hermana era deficiente mental, por lo que mi madre la llevó a que la valorarán a un centro de la Junta de Andalucía para solicitar la orfandad, ya que ella no tenía facultades para trabajar y mi padre había fallecido. El informe le reconoce una invalidez psíquica de un 46 % ; eso fue en 2003, dos años antes de firmar la hipoteca. Por tanto, ella era más vulnerable que otras mujeres en su misma situación. Ella desoyó los consejos de su familia de que no se casara con él, de que no volvieran a verse, pero ella era un títere en sus manos, quien la contentaba con caprichos económicos y que debido a su deficiencia mental no se daba cuenta de dónde se estaba metiendo y ahora lo ha pagado con su vida. Incluso mi madre le pidió al exmarido que la dejara en paz, que ella no tenía facultades para llevar un hogar, ni para trabajar, que mi madre se hacía cargo de ella que para eso era su hija. Mi madre siempre la cuido cuando ella volvía a casa después de que él la echara del piso que ambos compartían. Nosotras le regañábamos para que no volviera con él, pero ella reincidía y no nos decía nada de lo que hacía inducida por el exmarido. Muchas cosas nos hemos enterado tras su muerte. Por ejemplo, ella llegó a retirar denuncias de malos tratos porque él se lo pedía; incluso el asesino estuvo en la cárcel en 2009 por malos tratos. Una mujer con sus facultades mentales plenas no actuaría como ella, yéndose con él sabiendo que le pegaba. Ahora sabemos que un juez podría haberla invalidado para tomar decisiones como firmar una hipoteca o casarse, pero ella ya contaba con un informe de deficiencia psíquica antes de hacer estas cosas.
Tras el asesinato, a mi madre le recomendaron desde la funeraria que acudiera a una notaria para tramitar la declaración de bienes, obligación antes de los seis meses del fallecimiento. Ante nuestro desconocimiento de estos asuntos, a mi madre se le aconsejo en la notaria que heredara a su hija y con esta escritura acudiese en dicho plazo a la Junta de Andalucía y se ahorraba el coste de la declaración de bienes. Ahora también sabemos que no hacía falta ir a la notaria, que donde se tiene que ir es a la Junta de Andalucía (a Hacienda). Mi madre acudió en junio para aceptar el único patrimonio de su hija: una parte de la casa de mi padre que había heredado tras el fallecimiento de él, al igual que yo tengo también heredé la parte que me corresponde de mi padre; es decir, mi madre heredaba una parte de su propia casa. De lo que no informaron a mi madre fue de que al aceptar la herencia aceptaba las deudas, ni tampoco se abrió el inventario para conocer los bienes y deudas, solo se le dijo la cuantía del bien que heredaba pero no las deudas que le podían venir. Además, se llevó a la notaria toda la documentación que nos pidieron, entre ella la sentencia de divorcio de 2010, en la que el juez dictó que la vivienda adquirida con su expareja, y la hipoteca que había pedido a Banesto para comprarla, quedaba solo bajo la responsabilidad de su exmarido, con lo cual mi hermana no tenía deudas. Pero, tras el divorcio, era necesario hacer la disolución de ganaciales, proceso que quedó a las puertas de iniciarse cuando mi hermana fue asesinada. Si mi madre llega a saber las potenciales deudas que le iban a cargar del exmarido, no hubiera aceptado la herencia, pero solo le dijeron que estaba aceptando una parte de su propia vivienda. El resultado de aceptar ante notario la herencia de mi hermana fue que en septiembre de 2011 a mi madre anciana le llegó desde el juzgado una demanda de ejecución hipotecaria por yacente o ignorado, es decir, el banco con el que la expareja y asesino tenía la hipoteca (de la que solo ha pagado un año) y debía 5 años, Banesto le reclama el 50 % de la deuda a la heredera de mi hermana, a mi madre.
Ahí nos enteramos de que el problema provenía de aceptar la herencia y como el banco no aceptó la dación en pago, por la gran cola de embargos que pesa sobre esta vivienda, mi madre ha iniciado una demanda de nulidad de herencia por no haber sido informada y por tanto no sabía lo que estaba firmando. La duda que le queda a mi madre es que cuando acudió a la notaria no estaba el notario titular, ni el segundo suplente, sino el tercero, que fue quien le atendió.. Además del proceso de nulidad de herencia, cuya vista previa es el próximo mes de noviembre, mi madre tiene otro proceso, en este caso por la ejecución hipotecaria del piso del asesino. Aunque el piso en el que residía mi hermana con su exmarido no ha sido subastado, que sepamos.
Por si no fuera suficiente que a mi madre parece que le quieran quitar su casa para cobrarse las deudas del presunto asesino de su hija, ya que ella no tiene dinero para saldar una deuda que ni siquiera ella ha contraído, en julio de este año se vio envuelta en otro proceso judicial, por obligación de hacer y fue citada a un juicio civil para comparecer al lado de la expareja de su hija. Casi termina con mi madre en la misma sala que el presunto asesino de mi hermana, pero gracias a la fiscal de violencia de género por la inestimable ayuda, se pudo posponer la vista y ahora estamos a la espera de una solución para que mi madre no tenga que cruzarse con este individuo en un juzgado y menos aún si no es para juzgarle por el asesinato de su hija.
Mi madre, Juana, con una paga de 600 euros al mes no puede hacer frente ni económicamente ni moralmente a las deudas del presunto asesino. La última etapa de la vida de mi madre debe pasarla tranquila, sin más sufrimiento que el dolor causado por la muerte de su hija en tales circunstancias. Mis padres han hecho sobre-esfuerzos económicos y personales por sacarnos a mis hermanos y a mí adelante, y con mucho trabajo y esfuerzo pudieron comprar su casa, como para que ahora se la quieran quitar, y que seguramente el banco la venderá por un precio muy inferior de la deuda reclamada a costa de dejar a una anciana en la calle.
Por estas razones, pedimos a autoridades públicas, judiciales, financieras y de otra índole que no permitan que mi madre pierda su única casa ni se vea implicada en más procesos judiciales ni tenga
que pagar las deudas del energúmeno que mató a su hija, deficiente mental -ya que ni siquiera mi hermana disfrutó de esa vivienda- y que hacía caso omiso a sus palabras de que no siguiera manteniendo una relación con él, pero ella fue un títere en sus manos y ahora está muerta. ¿Acaso hay derecho a que este individuo se cobrase la vida de mi hermana y ahora las autoridades antes citadas quieran cobrar a mi madre las deudas del asesino?
Ante tales circunstancias, mi madre se ha visto obligada a denunciar públicamente en los medios la atroz situación de presión a la que está siendo sometida y a pedir que, POR FAVOR, hagan lo imposible para que no pierda su casa y no le reclaman más deudas que no son suyas. Solo a Dios le debe la vida, aquí en la tierra ninguna deuda tiene, aquí está para responder ante Dios cuando Él la llame. Todos los días rezamos para que llegue a los oídos de Dios nuestras peticiones y que se haga justicia con la nulidad de herencia, porque ella no actúo de mala fe ni por ningún interés económico. Dios ilumine al juez para que se esclarezca todo el sin sentido que estamos viviendo.
Que las palabras aquí escritas de la forma más correcta y prudente posible no camuflen el dolor ni la rabia que mi familia siente por la pérdida de mi hermana, por la situación de acorralamiento en la que vive mi madre, ni los estados anímicos en los que nos encontramos.



Fdo.

Encarnación María Armenteros Vacas


Noticia ideal.es Se llama Juana Vacas, no "parte actora"
Noticia ideal.es La Herencia del asesino

Varios

Noticias 5817490386345765282

Publicar un comentario en la entrada Comenta

Recibe Infosozial en tu Email

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguidores

Semana

Reciente

Comentarios

Archivos

item